Home » LA CRÓNICA » (1er Play Off) La crónica del Alianza Lima – Sporting Cristal

(1er Play Off) La crónica del Alianza Lima – Sporting Cristal

  • (Imagen: cronicaviva.com.pe)

Por Ernesto Moreno

Sporting Cristal propinó una goleada de 4-1 al Alianza Lima en una noche histórica para los del Rímac. Era la primera vez que los celestes jugaban ante los victorianos una final del Descentralizado en el estadio de Matute, no obstante respondieron con creces a la confianza de sus hinchas, con un abultado marcador, atípico en este tipo de partidos. El equipo del chileno Mario Salas se llevó el partido con total justicia, por un lado, confirmando por qué es el mejor equipo del año en el fútbol peruano, con el ataque avasallador que los caracterizó; mientras que, por otro, también demostró con mucho oficio por qué varios de sus integrantes vienen jugando varias finales seguidas desde el 2012: en total cuatro, y con esta sería una quinta final en siete temporadas, muy meritorio para la dirigencia y jugadores. Ello, en mi opinión, se reflejó en la cancha en cada balón disputado y jugada de peligro en arco propio. No perdieron la calma y guardaron la serenidad. Sporting Cristal acreditó por qué ganó dos torneos del año y fue el equipo de mayor puntaje acumulado, mientras que el rival, cuestionado por su forma de juego y no ganar ninguno, solo se mostró animado porque la prensa los presentó como favoritos en la final. Es para destacar que ha sido un partido de revancha o desahogo, para muchos, debido a que sin haberlo jugado se habló hasta de miedo en la Florida y para descartar que porque en dos infaustas definiciones ante el mismo rival que no se pudieron ganar (2003 y 2004) ya nos tenían de “hijos”.  Debemos recordar que Sporting Cristal también ha sabido ganarles partidos definitorios a Alianza Lima, aun cuando la prensa no lo quiera recordar o reconocer como aquel del título nacional en 1961 o el del Clausura de 1998 y el más reciente del 2014.

Los cerveceros esta noche lejos de amilanarse por jugar de visitantes y tener como marco de espectadores únicamente a la hinchada del equipo local, volvieron a ser ese equipo contundente, que conquistó a sus hinchas y a la crítica deportiva a lo largo de la temporada, logrando una eficacia envidiable en el arco aliancista ante un impotente Leao Butrón, el mejor jugador del rival, que tuvo que recoger cuatro veces la pelota de su arco. Por el trámite del partido quizás el resultado pudo ser mayor, sobre todo porque hubo una jugada clave en el primer tiempo que pudo cerrar el partido mucho antes del gol de Costa de la etapa complementaria, y esa jugada fue el evidente legítimo tercer gol de los rimenses que el árbitro Diego Haro, asistido por Coty Carrera, no quiso ver y cobró un inexistente offside de Revoredo.

El partido se inició con la tónica esperada: un Alianza envalentonado y motivado por sus aficionados en las graderías, pero con serias limitaciones de cara al arco. Los dirigidos por Salas, por su parte, se mostraron cautos y sobrios, no se desesperaron por el control del mediocampo y, al contrario de lo que se esperaba, cedióeron la posesión del balón a los blanquiazules, como invitándolos a atacarlos y probar hasta dónde podían hacerles daño. Sin embargo, los locales se encontraron con una defensa celeste muy bien parada en la táctica fija y que fue una de las líneas de valor más alto del equipo. Se sabía en la previa que los íntimos iban a reventar de pelotazos el área rimense como catapultas o misiles de cazabombarderos, pero se toparon con una muralla muy bien estructurada por Salas, donde Merlo, Revoredo y el propio Madrid estuvieron casi impasables en los balones aéreos, que uno a uno incansablemente se encargaron de rechazarlos. Fue un primer tiempo bastante intenso y emotivo donde la contundencia, oficio y cabeza fría del cervecero se impuso al ímpetu y poco juego elaborado del local para salir airosos con un parcial 2-0 gracias al cabezazo de Revoredo, quien se posicionó bien y adelantó a su marcador en un tiro libre libre para clavarla en el pórtico de Leao, como en la final del Torneo de Verano.

Mención aparte merece el portero Álvarez. Cuando muchos cuestionábamos su continuidad, por algunos errores frecuentes en su accionar (que hoy, vale decir, también los expuso como nerviosismo y falta de confianza), Patricio esta noche en Matute tuvo un rendimiento de menos a más, siendo pieza importante para la victoria, sobre todo en el segundo tiempo donde estuvo atento a muchos remates del local desde fuera del área que conjuró bien, incluidos los sendos rebotes que otorgaba y se redimía con felinas intervenciones para evitar el gol blanquiazul.

La volante celeste presionó bastante al equipo rival durante varios pasajes del partido, aunque no anduvo tan prolija en el manejo y posesión del balón como en otras oportunidades. Varios cuestionarán esta apreciación personal, sobre todo por la cantidad de goles anotados. Cabe precisar que en la consecución de ellos fue importantísima la labor del uruguayo nacionalizado peruano Costa (la figura del match) con sus asistencias a López y Revoredo, cerrando su estelar noche con un buen gol, tras sombrearle la pelota a Butrón en una rápida jugada con el capitán Lobatón, que hizo su ingreso por un cansado López. El profesor Salas no se sonrojó esta noche, demostrando una evolución en su forma de jugar, para cambiar la estrategia que nos tiene acostumbrados y logró un equipo muy vertical, de golpe directo, que pasó rápido de la defensa al ataque, sin tener necesariamente el control absoluto del balón o del mediocampo como en anteriores oportunidades. La consigna era buscar que el rival no nos espere, sino que salga de su campo y no se agrupe con tantos jugadores en su área para así encontrar mayores espacios en que sus dirigidos logren capitalizar sus virtudes futbolísticas con rápidos contragolpes que vulneren el arco aliancista, como finalmente sucedió. Se destaca también el ingreso de Pacheco quien enchufado, prácticamente en su primera opción anotó el lapidario 4-1. Dos goles de la categoría 99 hubo y es para resaltar. En las postrimerías ingresó Olivares (otro jugador de la 99) por un sentido Herrera, quien si bien no tuvo tantas opciones de gol, estuvo combativo y colaboró mucho con el equipo en lo colectivo. Considero que esta vez Herrera jugó para el equipo y no al revés, como solía suceder, aun así se dio maña para inquierar en algunas oportunidades a Butrón con disparos de fuera del areá. La fórmula dio resultados y el cuerpo técnico con Salas a la cabeza, así como sus jugadores se llevaron con amplitud el primer round de los dos que se debe ganar para llevarse el título. Justo, inobjetable y merecido triunfo.

Ahora toca tener mesura y paciencia, a darle vuelta a la página, ya que rápidamente se presenta el segundo partido este domingo en el Estadio Nacional a las 4:00 p. m. en que Sporting Cristal tiene la oportunidad de salir campeón ante su gente y sumar la estrella # 19 hasta con dos resultados: ganar o empatar bajo cualquier marcador. El objetivo del plantel es cerrar de la mejor manera la temporada con un triunfo para el deleite de sus hinchas. ¿Y tú, celeste, te perderás esta inolvidable cita con la historia?

 

elportarlceleste.com

About Ernesto__Moreno

Abogado e historiador. Director adjunto de «El Portal Celeste»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *