Alberto Gallardo: el «Jet» de la banda izquierda

Por: Alberto Cosin

Eterno ídolo del Sporting de Cristal peruano, fue el dueño del carril izquierdo de la selección durante toda la década de los 60 y era conocido popularmente como «Jet» debido a su enorme velocidad. Nacido en Chincha (Perú) el 28 de noviembre de 1940, se desempeñaba como extremo zurdo y sus virtudes más destacadas eran la rapidez, el regate en corto, la potencia en el disparo con ambas piernas y sus excelentes cualidades físicas.

Su familia se trasladó a Lima cuando él contaba con 9 años y en el Colegio Puericultorio Pérez Araníbar, donde cursó sus estudios, comenzó a jugar. Unos ojeadores del modesto Club Mariscal Castilla lo observaron en un partido disputado entre dos centros educativos y lo ficharon. A la par que jugaba, también tenía un puesto como oficinista en la entidad, en el que el sueldo era muy pequeño. Con el conjunto del distrito de Rímac dio el salto al profesionalismo en 1958 y la gran temporada del Mariscal, que finalizó en tercera posición, hizo de Gallardo un jugador conocido en todo el país. Un par de años más tarde, en el verano de 1960, la familia Bentín, fundadora del Sporting de Cristal, se interesó por «Jet» y consiguió el traspaso después de unas duras negociaciones. Debutó en septiembre ante el Mariscal Sucre, al que derrotaron por 3-1, y en su primera campaña metió 5 goles. En la siguiente temporada, con un equipo plagado de jóvenes jugadores dirigidos por Juan Honores, el Sporting de Cristal conquistó el título de liga al vencer por 2-0 al Alianza de Lima con un gol de Gallardo, que se proclamó máximo goleador del torneo con 18 dianas. En la Copa Libertadores de 1962 cayeron en el grupo de la primera fase, pero consiguieron una victoria histórica ante Racing Club por 2-1, uno de los goles anotado por él. En el campeonato doméstico de nuevo se erigió en mejor artillero con 22 goles, pero su equipo tuvo que conformarse con el subcampeonato.

Su nombre ya era conocido en todo el panorama futbolístico y en 1963 cruzó el charco para firmar por el actual campeón de Europa, el AC Milan italiano. Allí compartió vestuario con figuras de la talla de Gianni Rivera, Cesare Maldini o Altafini, pero tuvo muy poca continuidad. Tras jugar 15 partidos y meter dos goles, fue cedido al Cagliari. En el club de Cerdeña permaneció tres campañas, jugó con regularidad pero no le acompañó la suerte y en 40 encuentros únicamente logró 6 goles. Su paso por el Calcio acabó en 1966 y regresó a jugar a Sudamérica, aunque lo hizo a Brasil, concretamente al Palmeiras, que ese mismo curso logró el campeonato paulista al derrotar a Comercial por 5-1 en el partido clave con un gol en cada parte de Gallardo. Al año siguiente ganaron la Copa de Brasil tras un partido de desempate con el Náutico y el Torneo Roberto Gomes Pedrosa (conocido como Taça de Prata), con lo que se alzaron vencedores del Brasileirao de 1967. Vistió la camiseta verde en 49 ocasiones, con un total de 16 goles, y volvió al club de su vida, el Sporting de Cristal, en 1968.

Hizo su reestreno en la Copa Libertadores, y aunque tuvo un buen rendimiento y marcó 4 goles, varias lesiones y una sequía goleadora le relegaron a la suplencia en una temporada en la que Sporting de Cristal obtuvo la liga por delante de Juan Aurich. En la Copa Libertadores de 1969, el equipo peruano cayó en el desempate de la liguilla al empatar a uno con el Santiago Wanderers en Chile y perder por 1-2 en Lima ante Universidad Católica. Su tercer trofeo liguero llegó en 1970, cuando el Sporting se clasificó en tercera posición del torneo regular y en la ronda final ganó cinco encuentros, empata uno y sacó un punto de diferencia ante Universitario de Deportes. En la Libertadores de 1971 quedaron emparejados con Rosario Central, Boca Juniors y sus compatriotas de Universitario; acabaron eliminados con cuatro puntos pero junto con los xeneizes fueron protagonistas de una batalla campal en La Bombonera en la que intervinieron jugadores, cuerpo técnico, policías y aficionados y que acabó con once futbolistas boquenses y ocho bajopontinos en comisaría. El último título de su amplio palmarés lo consiguió en 1972 con Marcos Calderón en el banco. Aventajaron a Universitario en un punto en una campaña en la que Gallardo jugó muy poco debido a una lesión que sólo le permitió participar en siete partidos. A finales de 1974 anunció su retirada para dirigir a las divisiones inferiores del club. Sin embargo, le pidieron regresar en 1976 y lo hizo para jugar nueve partidos. De nuevo se retiró y los directivos rimenses le reclamaron que volviera para ayudar al equipo, que pasaba un mal momento en el torneo de 1977, y así lo hizo. Metió 5 goles en 11 partidos y el Sporting de Cristal acabó subcampeón. Su despedida definitiva fue el 19 de febrero de 1978 a los 37 años frente al Unión Huaral, que venció por 2-0. El bagaje en el equipo de sus amores fue de 242 partidos y 122 tantos.

Con el combinado nacional disputó 37 encuentros entre 1963 y 1972, logrando 11 goles. Antes, en 1960, asistió con la selección sub-23 a los Juegos Olímpicos de Roma, en el que tuvieron un pobre papel, al hacer las maletas a las primeras de cambio tras ser vencidos por Hungría y Francia y únicamente derrotar a la India por 3-1. Su estreno con la absoluta fue en la Copa América de 1963, en un enfrentamiento ante Brasil que acabó con victoria de la canarinha por 0-1. En ese torneo Perú terminó quinto con cinco puntos, a mucha distancia de la vencedera, una sorprendente Bolivia. Participó sin éxito en la clasificación para el Mundial de Inglaterra de 1966, en el que Uruguay le dejó sin billete, y posteriormente en la fase clasificatoria para México 1970, donde esta vez si consiguieron el pase. Encuadrados en el Grupo 4 junto con la República Federal de Alemania, Bulgaria y Marruecos, consiguieron dos victorias ante búlgaros (3-2 con un tanto logrado de puntera por Gallardo) y africanos (3-0) y una derrota ante los alemanes (3-1) que les dio el segundo puesto. En cuartos le tocó el poderoso Brasil, y aunque compitieron terminaron cayendo por 4-2 con gol de «Jet» en el minuto 15. Su última internacionalidad fue lugar en 1972, en un torneo llamado la Copa de la Independencia de Brasil que reunió a veinte selecciones con motivo del 150 aniversario de la declaración de independencia del país. Perú compartió grupo con Yugoslavia, Paraguay, Bolivia y Venezuela, finalizando en tercera posición y con Gallardo despidiéndose de camiseta de la franja ante los plavi.

Tras colgar las botas ejerció labores técnicas en la cantera del Sporting, descubriendo a jugadores como Percy Olivares, Flavio Maestri o Pablo Zegarra. También fue asistente de entrenadores como Roque Máspoli o Marcos Calderón, dirigió al primer equipo en varias etapas y ocupó otros banquillos como el del Unión Huaral (1994), Guardia Republicana (1995), Alcides Vigo (1996), Coronel Bolognesi (2000) o la selección peruana sub-17 (1993).

Falleció en Lima el 19 de enero de 2001 a los 60 años por complicaciones en una operación de vesícula en la que sus familiares alegaron negligencia médica. Desde abril de 2012, el Estadio de Sporting Cristal, antes conocido como San Martín de Porres, lleva el nombre de Alberto Gallardo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *