Cristal derrotó 2-1 a Barcelona, pero no clasificó

Por Ernesto Moreno (@Ernesto__Moreno)

Sporting Cristal derrotó “in extremis” al Barcelona Sporting Club de Guayaquil por dos goles a uno con goles de Sandoval y Olivares en el Estadio Nacional de Lima. En la previa al match, válido por la vuelta de la fase 2 de la Copa Conmebol Libertadores 2020, el entrenador celeste Manuel Barreto, ante la dificultad de poder conseguir una histórica remontada de cuatro goles de diferencia para tentar los penales, había declarado que consideraba a este partido como una “cita por el honor”.

Los rimenses, sacando fuerzas de la flaqueza y desde su inferioridad, aunque con mucha vergüenza deportiva en el tramo final, dieron vuelta al marcador en las postrimerías del lance, tras ir perdiendo por uno a cero al inicio del segundo tiempo. Cabe precisar que la victoria pírrica si bien sirve para las estadísticas, no alcanzó para el objetivo de clasificar a la siguiente fase; sin embargo, se despide con un triunfo de local ante un equipo compacto y a todas luces superior, no solo en lo futbolístico y por plantilla, sino también y, principalmente, por inversión (aun con la reducción del 35% a la que están obligados en su liga local, Barcelona tiene de presupuesto para el 2020: US$ 10, 5 millones de dólares).

La impresión que desde la tribuna me dio el desarrollo del partido era que el entrenador del Barcelona planteó el partido entregando territorio y cediendo el balón, concentrando a sus jugadores en su área, pero ordenados en sus líneas al defender, para luego intentar salir asociando rápidamente de contra y por las bandas para intentar asestarnos el golpe final, teniendo en cuenta que los obligados a buscar el partido eran los locales.

Así, de un error en salida en el mediocampo, que generó una rápida incursión guayaquileña por el lado derecho, donde quedó pagando una vez más Madrid, llegó el penal cometido por Cazulo, sin discusión alguna. Pero allí estuvo enorme la figura de la noche, el portero Solís, para tapar el remate de Álvez a su lado derecho en el minuto 14 y, seguidamente, otra vez salvaría su arco tras un córner en el que un ecuatoriano cabeceó sobre la marca de dos celestes.

Pese a tener la posesión del balón, los celestes carecieron de profundidad por lo que no dispusieron de opciones claras para vulnerar la valla custodiada por el argentino Burrai. Y eso se debió a que la volante de Sporting Cristal a lo largo de esta primera etapa anduvo sin ideas ni creatividad, imprecisa en el pase y con poco desborde por las bandas de sus extremos ya que Barcelona, bien replegado no dejó muchos espacios en los últimos metros de su área chica, donde se diluyó el ímpetu y juego colectivo de los bajopontinos a medida que llegaban. Arriba se vio un ganoso Herrera que, aunque casi solitario y absorbido por la marca torera, poco a poco está tomando la continuidad deseada para ser el letal delantero del 2018. De Ortiz se seguirá esperando más a nivel internacional, pues en el torneo local ya sabemos que destaca, pero no es suficiente.

En el segundo tiempo llegaría el 0-1 a favor del Barcelona, nuevamente tras un error defensivo de la zaga rimense donde sería Madrid otra vez protagonista al no poder detener al ecuatoriano Martínez, quien sin mucha oposición remató y abrió el marcador cuando se jugaban 67 minutos del partido. No obstante, aun cuando la sensación era que cuando se lo proponía Barcelona pudo haberlo liquidado por su mejor propuesta colectiva y la habilidad y precisión de sus jugadores al momento de asociarse y atacar el arco rival en sus veloces incursiones por los laterales, Sporting Cristal no bajó los brazos y pasados diez minutos se dio la igualdad en una jugada que inició por derecha Calcaterra y luego forzó ante el rebote que dio Burrai, tras el remate del recién ingresado Ray Sandoval, para que finalmente Kevin anote el transitorio 1-1.

Si el futbol no alcanzaba había que justamente meter y poner harto coraje, como se pedía desde la tribuna, para sacarlo adelante, tal como finalmente sucedió, esto en el minuto 90 más descuentos del encuentro cuando un entonado Olivares puso el definitivo 2-1 tras ejecutar el penal que a él mismo le hicieron.

Del balance de esta llave (y temprana eliminación copera) se destaca el empeño que le pusieron jugadores como Gianfranco Chávez, Kevin Sandoval, Nilson Loyola y Renato Solís, culpable directo del triunfo tras tapar el penal y varios remates de gol a quemarropa de los ecuatorianos. Calcaterra, aunque anduvo errático durante el primer tiempo, luego se redimió en una noche donde intervino estelarmente y a punta de huevos en el empate. Pese al triunfo, no termina de convencer al aficionado la propuesta “posesionista” (carente de profundidad y un estilo de juego definido) del entrenador Barreto, quien lejos de ser el caudillo que desde su zona dentro del campo empuje y arengue al equipo hacia la victoria, inexplicablemente la mayor parte del partido la pasó sentado cómodamente en la banca para evitar el reclamo de los hinchas de la tribuna en una actitud que dejó mucho que desear, demostrando así su inexperiencia, que le vuelve a jugar en contra, y que carece de la jerarquía y liderazgo suficiente en el plantel para partidos trascendentales, mientras su asistente, el ídolo Jorge Soto, era quien realmente el que impartía las principales indicaciones a los jugadores, haciendo las veces de principal. Algo inaudito en lo que a mí concierne.

www.elportalceleste.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *