Home » EL RIMENSE » Génesis de una paSCión

Génesis de una paSCión

Por Ernesto Moreno

¿Cómo te volviste hincha de Sporting Cristal?

Es la pregunta que muchos me hacen y que pocos saben. En esta breve, pero bonita historia, mi señor padre tuvo un rol fundamental. Él, en su juventud antes de ser psicólogo, tuvo un breve paso como periodista deportivo en algunas radioemisoras locales, como Radio el Sol y Nacional, allá por la década de los 60. En ese ambiente entabló algunas amistades del mundo futbolístico. Una de ellas fue con Manuel Mellán —ex centro delantero del Deportivo Municipal—, hermano del recordado Fernando «Cóndor» Mellán—histórico defensa del club Sporting Cristal—. Ambos son nuestros vecinos en la urbanización Balconcillo, La Victoria, donde vivo desde pequeño.

Es así que, a inicios del año 1991, por intermedio de Don Manuel y Fernando, y de las manos de mis padres, junto a mi hermano mayor, de 8 años, y yo, de 5, por entonces, llegamos a la sede de la Florida (Rímac) para unas cortas, pero muy gratas vacaciones en la academia del club. Lo curioso es que mi papá, siendo hincha crema, siempre reconoció que la infraestructura e institucionalidad de Sporting Cristal no tiene comparación con otro equipo en el país, por lo que no dudó un segundo en aceptar la beca futbolística que nos otorgaron a mí y mi hermano para jugar ese verano en el mejor club del país.

Este hecho, inevitable e indudablemente, marcó mi hinchaje para la posteridad, como sellado con tinta indeleble y que incluso no se borrará post-mortem. Era el sueño de muchos niños, que se me hizo realidad: el jugar con la categoría 85’, dirigida por nuestro estimado profesor Mellán, de quien recibíamos atentamente sus instrucciones en el campo, el pasear por las enormes instalaciones deportivas bebiendo nuestras deliciosas y frescas gaseosas Guaraná, así como el privilegio de poder apreciar el entrenamiento del plantel profesional, lo que a nuestra corta edad resultó fascinante e inolvidable.

Un emotivo ambiente familiar irrepetible también se vivía en las bancas y pequeñas tribunas de madera alrededor del campo cada sábado en la mañana que nos tocaba ir, pues nuestras lindas y entusiastas madres cuando se juntaban, hacían su fiesta alentándonos y coreando nuestros nombres incesantemente para darnos ánimos y motivarnos en los partidos de práctica.

Lejanamente recuerdo que a los niños mayores los dirigía el legendario y muy respetado profesor Alberto Gallardo, tampoco olvido los rostros juveniles de algunos futbolistas que empezaban sus carreras como el menudito “Chorri” Palacios con sus bigotes y un larguirucho y melenudo Maestri, a los que íbamos a ver al finalizar los entrenamientos como a todo el plantel. Fueron tres interminables meses de aquel verano de 1991, año en el que meses después inicié la escuela primaria, ya siendo hincha de este histórico club. No tuve que esperar a ver un título para convertirme en hincha. Así nació mi incondicional y eterno cariño por el tradicional equipo del Rímac.

¿Y tú, cómo te hiciste hincha de Sporting Cristal?

 

elportarlceleste.com

About Ernesto__Moreno

Abogado e historiador. Director adjunto de «El Portal Celeste»