Home » EL RIMENSE » Gracias Comandante, por el mejor Sporting Cristal del siglo XXI

Gracias Comandante, por el mejor Sporting Cristal del siglo XXI

Por Aníbal Torres

Definitivamente, el año 2017 no fue bueno para Sporting Cristal. Acabamos la temporada en el puesto N°8 del Torneo Descentralizado, alcanzando el último cupo peruano para la Copa Sudamericana 2018, situación nueva y extraña para nuestro equipo. Pablo Zegarra, director técnico de ese entonces, no terminó de convencer a hinchas, jugadores y dirigentes. Es por eso, que acabado el año anterior, puso fin a su vínculo en el cuadro rimense.

A vísperas de Navidad, recuerdo haber estando almorzando con mi familia y ver en un conocido canal de televisión deportiva, el anuncio de la directiva de Sporting Cristal sobre la llegada de un nuevo técnico. Se trataba de Mario Salas, técnico chileno que acababa de desligarse de Universidad Católica de su mismo país, quien deseaba a todos los hinchas celestes una feliz navidad y un próspero año nuevo, prometiendo disciplina y trabajo para el 2018.

En lo personal, sabía muy poco del técnico sureño, por lo que decidí investigar quién dirigiría a mi querido Sporting Cristal. Salas había logrado campeonatos con Universidad Católica durante el 2016. Además había dirigido a Huachipato, Barnechea y la selección sub-20 chilena. Los medios mencionaban que el estilo de juego del técnico cumplía con el perfil que debía tener el club bajopontino, por lo que consideraron ser la mejor opción. 

El primer partido oficial del equipo celeste dirigido por el “Comandante” Salas fue el 28 de enero en el estadio Alberto Gallardo frente a la Universidad de Chile. El encuentro dejó un saldo positivo para Sporting Cristal. Fue triunfo por 2 goles a 1, dónde destacaron las nuevas incorporaciones como Patricio Alvarez, Omar Merlo, Yulián Mejía y Emanuel Herrera. Además de ellos, Marcos López también se había sumado al plantel, proveniente de la Universidad San Martín. El conjunto rimense mostró una buena idea de juego, que faltaba pulir, pero era solo cuestión de tiempo. 

En la primera fecha del Torneo de Verano, Sporting Cristal logró vencer por 4 goles a 1 a su similar de Sport Rosario. Emanuel Herrera se hizo presente en el marcador en 2 oportunidades, anticipando a los hinchas el gran año que estaba por venir. El equipo del “Comandante” fue de menos a más y, a pesar de haber sido eliminados de la Copa Sudamericana por Lanús, hacía notar que había química entre los jugadores, sabían a lo que jugaban y era cuestión de mejorar algunos puntos para alcanzar un mejor nivel colectivo. Fruto de eso, pudimos lograr el título del Torneo de Verano, tras vencer a Sport Huancayo por un marcado global de 2 goles a 1. Este triunfo nos aseguraba un lugar en las semi-finales de diciembre por el Título Nacional 2018. 

Todos los medios deportivos nacionales daban como gran favorito al conjunto celeste para llevarse el campeonato a fin de año. No obstante, el plantel no se conformó y siguió trabajando duro y parejo, pues aún no se había conseguido el objetivo principal.

No arrancamos el Torneo Apertura de la mejor manera: apenas 4 puntos de 9 posibles (empate ante Sport Boys, triunfo frente a Sport Huancayo y derrota ante Alianza Lima). No obstante, el equipo dirigido por Mario Salas supo salir adelante y ganar los partidos claves fue el factor principal para ser campeón de dicho torneo y con esto, poder clasificar a la final del Descentralizado 2018. 

A estas instancias, Sporting Cristal cumplía con las 3 Gs: ganaba, goleaba y gustaba. El estilo de juego del equipo estaba claramente definido y no había rival en el medio peruano que se le podía igualar. Mario Salas había logrado lo que todo hincha celeste quería ver: jugar con la pelota a ras del piso y anotar la mayor cantidad de goles posibles por partido. La asociación entre Gabriel Costa y el goleador, Emanuel Herrera, funcionaba muy bien y a esto, Marcos López, el mismo jugador que tenía como posición habitual la de lateral izquierdo, se había convertido en el extremo izquierdo titular del equipo celeste. Sin embargo, el comando técnico también desarrollo una gran solidez defensiva: tan solo 23 goles recibidos en 31 partidos. Los números hablaban por si solos y no había otro equipo más favorito que el del “Comandante” para llevarse la corona a fin de año.

No obtuvimos los mismos resultados en el Torneo Clausura. A pesar que se empezó con una gran victoria frente a Sport Boys por 4 goles a 0, las derrotas frente a Comerciantes Unidos, Universidad San Martín y Universitario de Deportes nos sacaron de carrera. Melgar FBC, ganador del torneo mencionado y Alianza Lima, al estar en el tercer lugar de la Tabla Acumulada, fueron los equipos encargados en disputar la semi-final. El ganador de esta llave enfrentaría a Sporting Cristal en la gran final. 

En un final agónica en Arequipa, Alianza Lima clasificó a la final vía tanda de penales. Por otro lado, Sporting Cristal iba a llegar a la primera final con 19 días sin haber jugado un partido. Es por eso que se buscó encuentros amistosos contra distintos tipos de rivales: Alianza Universidad, Carlos A. Mannucci y Atlético Nacional de Medellín. El motivo de estos encuentros era no perder el ritmo de cara a la final. Realmente, era una incógnita que muchos queríamos descubrir: ¿la para había sido favorable o perjudicial para el club cervecero?

La primera final se disputó el pasado miércoles 12 de diciembre en el estadio de Matute con aforo lleno. Desde el primer minuto, el cuadro blanquiazul salió a querer ganar el partido, mientras que Sporting Cristal decidió esperarlo y buscar el contragolpe. Es así como, a los minutos, Gabriel Costa desborda la banda derecha, entra al área rival y manda un pase al entro para que Marcos López la empuje y decrete el primer tanto bajopontino Alianza Lima no se encontraba y nosotros, ya con el marcados a favor, decidimos poner al partido a nuestro ritmo. Mediante una pelota parada, nuevamente Gabriel Costa asiste con un centro a Renzo Revoredo, que conectando de cabeza, coloca el 2 a 0 parcial que ya invitaba a soñar con un triunfo en el “primer round” de la gran final 2018. Siguiendo con la misma tranquilidad, supimos manejar el resultado y finalmente el resultado fue 4 a 1, a nuestro favor. 

El rival tenía como obligación ganar el partido del domingo para forzar un tercer encuentro. A nosotros, nos bastaba el empate para campeonar. Sin embargo, en el partido de ida, Alianza Lima había jugado sin su “9” titular. Esto dio paso a que los distintos medios deportivos saquen en las portadas de los diarios, titulares como: “Abran paso al rey” (haciendo alusión al delantero íntimo). Inclusive, Pablo Bengoechea, entrenador blanquiazul, se animó a decir en conferencia de prensa post-partido de ida: “Nos vemos el miércoles”, dando a entender que su equipo ganaría el partido de vuelta en el Nacional y que habría un tercer partido. 

Lo virtuoso del plantel de Sporting Cristal (cuerpo técnico y jugadores) es que prefirieron trabajar en silencio y concentrados. No se dio declaración alguna en esos días, salvo en las conferencias de prensa. Todos estaban concentrados para lo que sería la final del 16 de diciembre en el estadio Nacional.

El día llegó y el cielo estaba más celeste que nunca. Aproveché en almorzar lo antes posible y fui con mis amigos al estadio. El reloj marcaba las 3:30 y el coloso de Lima estaba teñido de celeste. La hinchada quería campeonar  ese mismo día, a como de lugar. 4 de la tarde y Victor Hugo Carrillo daba inicio al partido de vuelta entre Sporting Cristal y Alianza Lima. Es cierto, con el empate, nuestro querido equipo ya era campeón. No obstante, tras ver los primeros minutos de juego, el conjunto rimense había salido a ganar el encuentro. No espero ni un poco al rival (a diferencia del partido de ida) y es así cómo, tras una nueva asistencia de Gabriel Costa, Jorge Cazulo cabecea en el corazón del área íntima y logra vencer a Leao Butrón. Minuto 13 y el marcador registraba 1 a 0, a favor del equipo del “Comandante”.

El Estadio reventaba y ya se escuchaban cánticos de campeón. Pero el equipo nunca se dejó llevar por la ansiedad. Por el contrario, aprovechaba la desesperación del rival y manejaba la posesión de balón a su propio ritmo, tal cual el partido de ida, pero con un carácter más ofensivo. A los minutos, tras un centro a ras por parte de Horacio Calcaterra; Gabriel Costa, el máximo asistidor del Torneo Descentralizado 2018, colocaba con pierna derecha el 2 a 0 parcial. Sporting Cristal ya tenía mano y 3/4, como lo decía el gran Daniel Peredo, en el título nacional. Durante el segundo tiempo, Alianza Lima llegó poco: a penas dos cabezazos de su “9”, de los cuales uno fue en posición adelantada y en ambas situaciones, Patricio Álvarez respondió de manera acertada. A los 72 minutos, el ingresado Carlos Lobatón le da una magistral asistencia a Emanuel Herrera, quien cara a cara con Butrón, remata y logra anotar, decretando así el 3 a 0 final. Ni un minuto más de tiempo auxiliar y Carrillo hizo sonar su silbato: Sporting Cristal se proclamaba Campeón Nacional 2018.

Abrazos y festejos de los jugadores, comando técnico y dirigentes con sus familiares en la cancha. Una voz se le acercó a Mario Salas para decirle que debía ir a la conferencia de prensa. Durante esta misma, el “Comandante” respondía las preguntas de los periodistas nacionales y destacaba las virtudes de su equipo a lo largo del año. En medio de dicha reunión, un grupo de jugadores, comandados por Carlos Lobatón interceptan la conferencia de prensa y bañan en cerveza al técnico chileno. Juntos, se abrazan y empiezan a cantar: “Sale el campeón, sale el campeón”. Salas pide disculpas por el estado en el que se encuentra físicamente y destaca: “Esto que acaba de pasar, es lo más bonito que le puede ocurrir a un entrenador”. Esa es una de las virtudes, que Salas no destacó explícitamente ante la prensa: La buena relación que tenía con los jugadores hacía que en el campo de juego, el planteamiento del técnico se pueda ejecutar de manera precisa y que ellos mismos sean muy obedientes a lo que les pide. El resultado final dio a Sporting Cristal como campeón del Torneo Descentralizado 2018.

Veo fútbol desde el 2005, temporada donde fuimos campeones y logramos nuestra estrella N°15. Recuerdo con mucho cariño los títulos del 2014 y 2016 también. Pero si me dan a elegir por uno; escojo este, por encima del de 2012. Este año, Sporting Cristal ha rotó cualquier cantidad de récords: tener al máximo goleador de una temporada en la historia del fútbol peruano (Emanuel Herrera con 40 goles), al máximo asistidor  y también al tercer lugar de la tabla de goleadores del campeonato descentralizado 2018 (Gabriel Costa con 19 asistencias y 26 goles, respectivamente). Fue el equipo que más goles anotó (116 goles) y con esto, también consiguió obtener la máxima cantidad de goles anotados en una temporada de su historia, por encima del campeonato de 1994. Además, durante la temporada fue el equipo que menos goles recibió: apenas 37 goles en 46 partidos. Una gran mención honrosa para el titularato de Marcos López, quien poco a poco, fue metiéndose a la oncena titular del “Comandante Salas” hasta llegar a ser titular indiscutible y necesario para logar la estrella N°19. 

Tu labor en Sporting Cristal ha sido crucial. Hoy te tienes que ir y más de uno lo sentimos, pero sabemos que el fútbol es así. Sólo nos queda desearte el mejor de los éxitos dirigiendo al equipo de tus amores y darte las gracias por haberme permitido contemplar a mi equipo recobrando su esencia: siendo la fuerza vencedora de los años 90′. Muchas gracias, Mario Salas. Gracias, por darnos al mejor Sporting Cristal del siglo XXI. 

elportalceleste.com

About Anibal Torres