LIBRETA: UTC 2 – Sporting Cristal 1

Por Diego M. Eguiguren

Patricio Álvarez (10): Responsable absoluto de que el partido se abriera en favor de los locales. Luego de dos salidas en falso y un gol evitable, la mejora de su rendimiento en la segunda mitad ya no importó demasiado.

Renzo Revoredo (08): No fue de los valores más bajos de la defensa, incluso tuvo aportes significativos en la recuperación; sin embargo, en un acto de total desinterés por el partido (abierto aún) y de nulo respeto por compañeros e hinchas, cometió una falta grosera que derivó en una de las expulsiones más absurdas de su carrera deportiva. Indefendible.

Omar Merlo (08): Irreconocible, cada día peor. Le ganaron la espalda hasta el cansancio, perdió balones en salida y, de seguridad, no brindó ni la sensación. En caída libre.

Carlos Cabello (09): Sin recursos para redimirse, fue superado y disfrutado una y otra vez por el extremo izquierdo cajamarquino. Ante esa incapacidad, no le quedó más alternativa que cometer faltas hasta ganarse una expulsión que sepultó el mejor momento colectivo de la oncena rimense. Es un hecho que debe trabajar mucho en la marca. Ya había tenido una actuación muy deficiente en Trujillo, y la repitió hoy.

Junior Huerto (10): Fue fácilmente superado por su zona y, aunque pasó la mitad de la cancha más de una vez, tampoco pudo generar peligro.

Jesús Castillo (15): Polivalente y productivo. Dio buena salida al equipo y se transformó, sin duda, en uno de los pocos elementos destacables de la tarde. No es la primera vez que demuestra proyección, así que amerita seguirlo muy de cerca.

Martín Távara (15): Pese a no haber gozado de su mejor tarde, lo poco bueno de Cristal siempre pasó por la peligrosidad de su zurda. Inquietó a los rivales con cada lanzamiento y mantuvo al equipo cerca de conseguir el empate.

José Inga (10): Apareció muy poco en el campo. Pudo tener mayor control de sus acciones en la segunda parte del match, pero lo cierto es que nunca se entendió la labor que desempeñaba en el terreno de juego.

Christofer Gonzales (09): Sin trascendencia, como en la mayoría de partidos. No asumió el rol que, por experiencia, le correspondía. Finalmente, para darle redondez a su floja actuación, se retiró expulsado antes de que Diego Haro señalara el final de la primera fracción del encuentro. Hasta la fecha, el popular «Canchita» no demuestra ninguna credencial de mediano peso para pertenecer a Sporting Cristal.

Aryan Romaní (10): Empeñoso, pero siempre marcado y bien controlado. No pudo emplear su gambeta en ningún momento del primer tiempo.

Washington Corozo (13): Aprovechó un rebote para anotar el descuento bajopontino. Fuera de eso, y salvando algunos desbordes, no coronó una buena participación.

 

CAMBIOS

 

Nilson Loyola (13): Empezó bien, tomando el control de los ataques por izquierda. Con el paso de los minutos, su frescura fue desapareciendo. No pudo cambiar el rumbo del cotejo y casi se retira merecidamente expulsado.

Emanuel Herrera (12): Falto de ritmo y timing. Aun así, su presencia siempre genera bastante preocupación en los adversarios. Mientras el equipo buscó el empate, la posible aparición del goleador estuvo latente. A seguir esperando.

Johan Madrid (-): Tuvo pocos minutos en el césped.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *