Home » LA CRÓNICA » (Torneo Clausura) La crónica del Sporting Cristal – Ayacucho

(Torneo Clausura) La crónica del Sporting Cristal – Ayacucho

(Imagen: depor.pe)

Por Manuel Araníbar Luna

Una cosa es jugar bien y no ganar y otra es ganar sin jugar bien. Lo ideal sería jugar y ganar bien, pero en las últimas fechas los cerveceros lo único que ganaban era su sueldo. Nada les salía bien, como si les hubieran regado el campo con agua salada. Y cuando amanecen con el santo de espaldas no la meten ni disparando con bazooka. Por ello, muchos no quisieron ir al Gallardo temiendo otra absurda derrota.

Y entraron esta vez con triple G: con ganas de ganar, de gustar y de golear. Y es que a los cerveceros, cuando les dejan jugar se despachan a su gusto (y últimamente, los rivales se tiran para atrás como cangrejo). Entraron con novedades, Johan “Real” Madrid reemplazó a Jair por la zurda y Frankito Ysique en el puesto de Piki.  No obstante, juegue quien juegue, los cerveceros del Cacique Comanche siempre actúan de memoria, con el mismo libreto: Atacar, atacar que el torneo se va a acabar.

Los celestes empezaron la contienda jugando a lo que saben, con el mismo libreto aprendido de paporreta del Comanche. Toques en triángulo, y veloces incursiones por las bandas  para abrir la cancha, y desde ahí lanzar pelotas a rastrón para que la meta el primer chimpún que la toque… pero, pero, pero nadie la tocaba, la gorda se paseaba como leprosa, nadie la quería empujar. Madrid, con la cancha volteada, porque su lugar es a la derecha, hace un quiebre y, entre ambos ayacuchanos le hacen pan con chicharrón, camote y cebollita. El juez Haro la ve clara y señala el punto G de gol. ¿Y ahora quién la iba a patear? Obvio, el goleador, porsu, porque le faltaban tres para igualar a Esidio. Ema fusila al arquero y el partido se pone uno a huevo. Y a Herrera ya le faltan dos.

GOL DE LOBA
Los celestes siguen abriendo la cancha como cuchillo para el pan francés. Ema cambia de puesto constantemente, y con ello jala marca para que aproveche Gabo, pero este ha entrado a chambear con un chinchoso tirón que no lo deja tirar.  Luego, siempre por las bandas, López (que juega con el 20 y este 20 cumple 19), centra como se lo ha inculcado el Comanche, al área a baja altura, para que la pesque Emanuel, ¿y dónde está Ema? Metido en el área chica. Quien está en el área grande es Loba. Y la pesca como en sus grandes tardes, en primera, de una, en guan, o como le llamen. Le mete una cachetada con la zurda, y la chancha se mete nomás, quebrándole el espinazo a Espinoza. ¿Gol de volea? No, gol de Lobea, que no es lo mismo ni es igual. Porque Loba es así, piensa rápido y patea sin mirar porque ya ha estudiado el panorama  dos segundos antes. Así se van al descanso. Uf, la hinchada suspira, uf, por fin van ganando por dos tantos de diferencia como en las dos primeras ruedas. Así se van a tomar una limonada al camarín.

¡VAYA, QUE BELLA!
Antes de regresar a la cancha el Comanche, más cargoso que una suegra, les insiste que hay que meter más goles. Que Emanuel se movilice por todos lados, que adelanten las líneas. Y antes de los diez minutos, el chibolo López lanza una bomba para el centro, igualito al del primer tiempo, para buscar nuevamente a Herrera, a quien todo el mundo quiere ayudar para que suba en el ranking, ¿dónde se ha metido Emanuel? al costadito de él, pero como los centros son maquinales, quien la recibe al centro es precisamente Loba que la pecha, la torea en pleno bote,  le da una pinchadita y le hace cortina veneciana de espaldas, para que vaya Ballón y la meta a la valla. Y vaya, que bella la hace Ballón sin mucha bulla. La bulla viene después al celebrar la hinchada un gol tan bello. Tres a huevo y parece que vienen más.

Cuando Loba amanece endiablado los ángeles se esconden y le dejan cometer los siete pecados capitales. Si  Loba chapa la batuta para dirigir la sinfonía,  los músicos le dicen amén. Gabo se la juega a Emanuel para que sume goles. Sin embargo, Ema se viste de Loba y se la juega a Marquitos sin mirar, ¡Toma, y sírvete! Y Marquitos al verla en bandeja, con salsa tártara y salsa criolla, se pone servilleta al pecho y se despacha de zurda. A mí no me van a decir que ese pase de Ema no huele a pase de Loba. Cuatro a huevo.  Aun así,  los celestes, con tantos días en ayunas, quieren más.

ZANCUDITO HACE LA MEDIA CAJA
¿No decíamos que Loba ha puesto su rúbrica, sello y logotipo a los pases de gol? Este quinto, igualmente tiene aroma a chimpún de Loba. Gabo le entrega la encomienda a Marquitos, que hoy ha estado diablo, ha dado pases de gol, ha puesto centros y ha anotado.  Se mete entre los dos centrales, elude a uno que le mete un cabe, y trastabillando se la juega con bote de conejito a Ema (sin mirar, en Loba style). Herrera no hace más que bombearla para hacerle un sombrero cajamarquino al pobre Espinoza. Cero y van cinco. Y  Ema bocabajo celebra hundiendo la cabeza en el pasto sabiendo que solo le falta un gol para alcanzar a Esidio. Entra Christofer faltando seis (también faltaba el gol seis). Córner de López y el Zancudito salta tan alto que le sobra medio cuerpo a su marcador. Fuerte al piso y al ángulo.  La pelota da bote y entra. Esto está consumado los cerveceros se han hecho media caja. Y el juez Haro pone en claro que el marcador es bien raro y dice “aquí paro”. Buenas noches.

 

elportalceleste.com

 

Check Also

Este es el partido más recordado de Víctor Hugo Carrillo dirigiendo al Sporting Cristal ante Alianza Lima

  Por Luis Jara Ornay Seguir a @albto_ Luego de que el presidente del Sporting ...