El bisturí de la tarde de la estrella 20

Por Aldo Alvarado Hinojosa

LA NUMEROLOGÍA EN UN TÍTULO

Una curiosidad digna de los fanáticos de la numerología:  Sporting Cristal obtiene su copa número 20 el día 20 de diciembre de 2020. Para mayor coincidencia, Emanuel Herrera termina como goleador del certamen con 20 goles. Otro dato más: Percy Liza, Jhilmar Lora, Eder Villalta y Emile Franco tienen 20 años cumplidos.

LA PROMESA DE GIANFRANCO

Gianfranco había perdido a su querida abuelita hace pocos días. El joven marcador cervecero había prometido ante el catafalco de su ser querido obtener el campeonato, dedicárselo, dando todo de sí para lograrlo. En la primera final anotó el primero de los dos goles con los cuales los cerveceros se hicieron del triunfo. Hoy porfió durante todo el partido defendiendo su área y sumándose al ataque en los centros. Luego del gol anotado por el equipo de Ate, y cuando las cosas se ponían cuesta arriba para los celestes, aprovechó un centro desde la izquierda para forzar la llegada del balón en un choque con el arquero y un defensa. El esférico chocó con la espalda del crema decretándose la paridad en el marcador. Para coronar su actuación, fue elegido el mejor jugador del partido. Al final de la contienda, luego de las felicitaciones, hurras y cánticos de alegría se quitó la camiseta celeste, mostró la imagen de su querida abuelita y le dio un beso y un gesto de agradecimiento al cielo. Todo un homenaje a la persona que lo llevaba desde niño a las instalaciones de La Florida. Gianfranco había cumplido su promesa.

LA PATANERÍA DE UN PERDEDOR

Cuando el marcador ya estaba empatado, y por ende, con altas posibilidades de terminar el partido con un marcador que le adjudicaba el campeonato de modo automático, el entrenador argentino Comizzo estalló en insultos contra los jugadores y el personal técnico del equipo celeste. Esta patanería con improperios e insultos, propia de gente inmadura, la había estado repitiendo durante todo el trámite de la contienda. Ya se le había hecho costumbre actuar de ese modo contra todos los equipos rivales, sobre todo cuando a su equipo no le iba bien en el trámite de los encuentros. Hay que saber perder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *