¡Es el Sporting Cristal que quiero ver!

Por Aldo Alvarado Hinojosa

Lo de ayer sólo es reflejo de lo que viene, cada minuto, cada tiempo, cada partido. Son nueve finales, superamos la primera. Nos quedan ocho. Y serán así, con el puñal en la boca, renegando del tiempo que queda para terminar el partido, renegando de que nos hagan goles, de que el rival juegue su mejor encuentro contra nosotros, de que el árbitro deje que nos peguen y que nos llene de amarillas, de los clásicos de siempre que tienen a su favor a la prensa. Pero hay algo que no se puede dejar de ver: este equipo tiene entrega, compromiso, va a muerte por su entrenador y por su hinchada. Tiene algo que todos le atribuyen a los de enfrente y que ahora sólo nos pertenece a nosotros: esa fuerza interior que tiene cada hincha celeste. Por eso nuestro lema es ¡FUERZA CRISTAL! Nunca nos den por vencidos, jamás.

Sí, lo sé, las uñas se te acaban, la desesperación está ahí, pero ¿creías sinceramente que este equipo al comienzo de año nos podía ofrecer algo? ¿Veías alguna esperanza en los Cabello, Corozo, Huerto, Castillo, etc.? Ni figuraban en un posible once. ¿Renegabas de la apatía del equipo?

Ahora pues, háblame de Cazulo (¡qué fuerza interior, carajo!). Háblame de Calcaterra (fundamental e imprescindible con sus chiquitas que a veces son necesarias pero que obligan a ver una amarilla casi siempre). Háblame de Emanuel Herrera, que no sólo es el goleador, ahora también quiere hacer famosos a los demás siendo solidario.

Ahora pues, ahora sé justo con Renzo Revoredo, que no baja de siete puntos por partido. Ahora pues, háblame de Madrid, que sus debilidades técnicas las está superando con esfuerzo físico y trabajo. Háblame de Mosquera, es evidente su trabajo, su profesionalismo y su amor por Sporting Cristal.

Sí, celeste, estamos en camino, algo impensado con Barreto a inicios de año, pero faltan ocho finales en las que todo el equipo debe jugar concentrado, corriendo todo el partido (gracias, Sebastián Salvatore) y metiendo y metiendo. El objetivo final está intacto, pero quiero que seas justo. Ese objetivo ni lo pensabas en marzo, y ahora con un equipo lleno de juventud y poca experiencia se está dando. Sólo con esfuerzo, perseverancia y trabajo.

Vamos, muchachos, todos con el cuchillo entre los dientes. Todos deben tener la sangre celeste, esa que le sobra al Piki Cazulo, esa sangre que tiene Roberto Mosquera Vera desde niño. Esa sangre que late desde tu corazón. Tú también trabaja por ello, grita desde tu casa, apoya al equipo, pero sobre todo ten esperanza y convicción. Se están trabajando los cimientos a futuro y no a corto plazo.

Ahora sí quiero el campeonato. Ahora sí, Roberto Mosquera, me has vuelto a enamorar con tu Cristal, con mi Cristal, con mi amado Sporting Cristal del Perú.

¡Toda la Hinchada con ustedes y vamos por la estrella 20!

elportalceleste.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *