Libreta de calificaciones: Binacional 1 – Cristal 2

Por Diego M. Eguiguren

Emile Franco (15): Lo mejor de su participación estuvo en el primer tiempo, cuando salió airoso de un mano a mano vital contra Labrín. En general, más allá de la jugada del gol juliaqueño —cuando el delantero Arango lo encontró desubicado y le sombreó el balón para marcar un golazo—, el joven portero celeste se mostró más tranquilo y seguro que en sus primeras actuaciones.

Gianfranco Chávez (16): Fue el mejor de la zaga, el más atento y oportuno para resolver inconvenientes. Tuvo la difícil tarea de anular a Johan Arango y, en el balance, se impuso con autoridad.

Omar Merlo (14): Luego de haber tenido presentaciones más que destacadas, hoy tuvo algunos descuidos en el fondo, además de algunas imprecisiones con el esférico. Lo usual es que brinde una salida clara y gane sus duelos, pero hoy combinó aciertos y desaciertos en ambas situaciones.

Johan Madrid (15): Es un nuevo jugador, uno con el que se puede contar. Bien en la marca, cortando cuando la circunstancia lo ameritaba. También se sumó con más convicción al ataque, apareciendo por sorpresa y hasta probando de larga distancia. Un rescate de Roberto Mosquera, sin duda.

Nilson Loyola (16): El liberador de tensiones, el héroe de la jornada. Anotó el gol de la victoria, al último minuto, con un golpe de cabeza que llevaba la fuerza de todos los hinchas rimenses. No había estado muy visible durante el encuentro; no obstante, en los últimos instantes del juego fue uno de los más aguerridos para obtener el triunfo.

Jesús Castillo (16): Práctico en la distribución, hilvanando jugadas y situaciones de gol. Jugó sólo 45 minutos, y fueron para resaltar.

Horacio Calcaterra (16): Movedizo, sobresaliente en todas sus funciones. Volvió a firmar un golazo, tras un disparo de media distancia que primero remeció el tubo derecho para terminar descansando en el fondo del arco de Fernández. Incansable para presionar, sí, pero también eficaz para adelantar al equipo y dar tranquilidad. Es, nuevamente, un jugador de selección.

Jorge Cazulo (15): Solidario con el equipo para intentar hacer un poco de todo, algo que no sorprende. Esta vez no lució como en otras oportunidades, pero su entrega, como siempre sucede, fue irreprochable.

Christopher Olivares (11): En esa lucha de intentar acomodarse como extremo por derecha, esta noche no sumó puntos a favor. No logró tomar relevancia en el trámite del partido. Tuvo una ocasión para anotar el 2 – 0, es cierto —y frente al arquero rival—, pero desafortunadamente la desaprovechó. Queda esperar que en los próximos partidos nos demuestre que puede ser un jugador más constante y decisivo.

Washington Corozo (17): «El Determinante», ese debería ser su sobrenombre. Es muy raro que el ecuatoriano no tome protagonismo en algún resultado favorable para Sporting Cristal. No es que se haga notar demasiado durante los enfrentamientos; sin embargo, siempre es pieza clave para conseguir anotaciones. Hoy le debemos una magnífica asistencia a Calcaterra para abrir la cuenta, otra a Loyola para darnos los tres puntos y, además, la generación de una expulsión que terminó por desbalancear al cuadro sureño en el momento más importante del encuentro. Un indiscutible en la oncena.

Emanuel Herrera (13): Totalmente controlado por los zagueros contrarios. Ema batalló, pero perdió la redonda en muchas ocasiones, erró en los pases y tampoco estuvo fino para definir en la única opción que tuvo para aumentar el marcador. No fue su noche.

 

CAMBIOS

 

Kevin Sandoval (09): No sólo perdió el esférico en la jugada que terminó en el empate de los rivales, sino que no supo tomar buenas decisiones: falló en los pases, abusó del individualismo y desperdició una opción inmejorable para asegurar la victoria. Todavía esperamos más.

Jhon Marchán (10): Más allá de algunos servicios cortos, el venezolano no pesó en el match. El equipo necesitaba posesión, y lamentablemente no la encontró. Como en el caso de Sandoval, todavía hay tiempo para más.

Renzo Revoredo (-): Ingresó por Jorge Cazulo para convertirse en el cerrojo cervecero, labor que viene desempeñando con regularidad. Fueron diez minutos en los que cumplió sin contratiempos.

Percy Liza (-): Disputó el último minuto del choque.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *