Libreta de calificaciones: Sporting Cristal 1 – Stein 0

Por Diego M. Eguiguren

Renato Solís (16): Sereno, dueño del área. No tuvo más apuro que un cabezazo peligroso cuando culminaba el encuentro: el golero rimense, seguro del nivel que lo ha llevado a la selección nacional, sacó la mano izquierda para impedir el empate lambayecano y asegurar las tres unidades.

Gianfranco Chávez (14): Repitió una actuación irregular, saliendo airoso de algunos duelos o quedando desprotegido por adelantarse demasiado. Distraído, por instantes.

Omar Merlo (14): Acertado para elaborar desde el fondo, generando amplitud. Ganó en el juego aéreo casi siempre: no lo pudo lograr en una de las últimas arremetidas norteñas, cuando Cristian Mejía lo superó en el salto y casi decreta el empate.

Johan Madrid (14): En su labor defensiva, combinó buenas intercepciones con algunos descuidos que no fueron aprovechados por los rivales, quienes aparecieron más de una vez ocupando el vacío que dejaba el lateral. En cuanto a su desempeño ofensivo, se le vio efectivo en los pases, otorgó salida limpia y se mostró siempre como una opción de apoyo. Cumplió, sin más.

Nilson Loyola (13): Correcto en el marcaje, aunque estático, sin la profundidad que se espera de él. Es cierto que participó en la jugada del gol, encontrando bien posicionado a Calcaterra, pero no terminó de convencer en las fases de ataque.

Martín Távara (13): Laborioso; no obstante, lejos de hacer daño. En ocasiones, su estilo pausado le dificulta la recuperación y también la distribución. Esta tarde, sus pases largos no crearon peligro, y sus remates tampoco.

Horacio Calcaterra (16): Visiblemente, el mejor jugador del partido. Omnipresente. Hoy, además, fue asistidor en el único gol del enfrentamiento. Desafortunadamente, como un nuevo ítem en la historia de errores arbitrales de Víctor Hugo Carrillo, el volante cervecero vio la tarjeta roja y no podrá estar presente en la próxima jornada.

Christofer Gonzales (14): Intermitente, pero útil cuando se animó a dejar de lado el juego simple y sin riesgos. Además, dos apariciones para recordar: un disparo con curva al travesaño y un pase filtrado a Herrera que, lamentablemente, no terminó en anotación.

Christopher Olivares (10): Atornillado en el sector derecho, sin más aporte que un buen desborde en 45 minutos. Insuficiente.

Washington Corozo (14): Fue uno de los pocos elementos rescatables en la primera mitad, ya que, aunque intervino poco, dejaba la idea de que podía desequilibrar cuando se lo propusiera. Finalmente, nunca encontró un momento cumbre, pero sí superó a su marcador en repetidas ocasiones, demostrando su mejor cualidad futbolística: el cambio de ritmo.

Emanuel Herrera (15): Hasta antes de anotar, el ariete estaba controlado, sin espacios entre los centrales, enredado. Dando un giro a esta situación, y para alegría de todos los celestes, Ema convirtió el único gol de la tarde tras conectar un centro cruzado de Horacio Calcaterra. En adelante, mucho trabajo y poca claridad de cara al arco contrario.

 

CAMBIOS

 

Jorge Cazulo (15): Protegió el balón con experticia, se descolgó por derecha y dio pases precisos para abrir espacios en la zaga de Stein. Importante, como siempre.

Jhon Marchán (13): No cumplió una buena función como organizador por banda, pero sí fue solidario para hacer rebotar balones, pausar el juego y ganar tiempo.

Renzo Revoredo (15): Llamado por Mosquera para ser el cerrojo definitivo, ingresó bien: aportó su buena ubicación y la experiencia que requería el momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *