Libreta de calificaciones: Cristal 2 – Ayacucho 1

Por Diego M. Eguiguren

Renato Solís (15): Lo destacable: dos salvadas vitales en los primeros 45 minutos, cuando el elenco ayacuchano se esmeraba por buscar el gol del descuento. Lo que dejó dudas: no se mostró muy confiable en el juego aéreo. Si no dejara algunos balones picando en el área, tendría más jornadas redondas.

Gianfranco Chávez (16): Por momentos retomó su mejor versión, esa que lo convierte en un jugador seleccionable. Volvió a ser fundamental en la anticipación, agregando una conducción que, en instantes puntuales del primer tiempo, le permitió sorprender y pisar el campo contrario con peligrosidad.

Omar Merlo (15): Luego de casi marcar en propia puerta por accidente, el zaguero argentino pasó una tarde sin mayores percances. Se situó bien en su zona y colaboró armando juego desde el fondo.

Johan Madrid (15): Convincente. Ya no es ese futbolista que parecía no tener argumentos para permanecer en el club. Sus pases volvieron a ser efectivos y nunca desprotegió su zona. Un rescate de un entrenador que, a diferencia de la mayoría, sabe potenciar y redirigir el rumbo de los jugadores.

Nilson Loyola (16): Inagotable, con solidez en la marca y buen peso ofensivo. El segundo gol rimense llegó tras un desborde suyo.

Martín Távara (13): Con una excesiva parsimonia que, sumada a varios pases imprecisos, nos deja con poco para comentar. Lleva varias fechas alternando regulares y malos servicios, además de haber dejado de ser dañino en la pelota parada. Aun así, como su trabajo principal no radica en generar ocasiones de gol, hay que decir que hemos visto algunos partidos en los que su labor de recuperación también ha destacado más que hoy.

Horacio Calcaterra (15): Esta vez, a diferencia de lo que solemos ver, sus pases no tuvieron limpieza. A cambio de esa poca claridad con el esférico en los pies, Calca brindó otras de sus virtudes, como lo son el gran trajín y la presión constante.

Jorge Cazulo (15): Golpeado hasta el cansancio, pero siempre apto para levantarse y seguir combatiendo. Tuvo apariciones importantes cerca del área rival, mostrándose y asistiendo a sus compañeros de buena forma.

Christopher Olivares (15): Más activo y punzante en el primer período que en el segundo. Valiéndose de su fuerza y buen equilibrio, supo inquietar y ganar duelos por derecha. El primer tanto bajopontino lo propició él, luego de lanzar un centro a rastrón que conectaría Corozo.

Washington Corozo (16): No sorprende que haya sido partícipe de los dos goles cerveceros, porque se trata de un hábito feliz en el ecuatoriano. Primero, para apaciguar los nervios de la hinchada, se cerró en diagonal para anticipar a un defensor y definir. Más adelante, combinó con Loyola para originar la segunda anotación. Nos queda confiar en que esta tendencia permanecerá en los posibles tres partidos que le restan a Sporting Cristal en su sueño de conseguir el título.

Emanuel Herrera (15): Controlado en gran parte del juego. Afortunadamente, gracias a ese oficio envidiable que lo posiciona como un delantero temible, supo ubicarse en el área para recibir un buen pase de Loyola y convertir el segundo, de izquierda, colocando la redonda lejos del alcance del portero Zamudio.

 

CAMBIOS

 

Renzo Revoredo (15): Ingresó para disputar los últimos diez minutos del encuentro. Cumplió sin inconvenientes.

Jesús Castillo (15): Volvió a pisar el gramado luego de varias fechas. Lo hizo bien, sin dificultades, distribuyendo con lucidez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *