Libreta de calificaciones: Cristal 2 – Universitario 2

Por Diego M. Eguiguren

Renato Solís (12): Regresó con las dudas de quien pierde ritmo de competencia. No mostró la seguridad que suele tener para descolgar balones. Además, dubitativo en las salidas y un tanto impreciso para iniciar jugadas. El segundo gol de los cremas lo encontró descolocado, como una consecuencia de quedarse a medio camino luego de abandonar su arco. No fue su día.

Gianfranco Chávez (15): Es verdad que los rivales anotaron dos goles y no tuvieron más aproximaciones de peligro, pero quizás este fue uno de los partidos en los que más trabajo tuvo el joven zaguero celeste que, combinando buenos rechazos y anticipaciones con algunas entregas defectuosas, no logró tener una tarde redonda. Queda en la retina la jugada del primer gol de Universitario, cuando Gianfranco pierde la marca de Dos Santos y queda muy lejos de la acción.

Omar Merlo (16): Airoso en las fricciones, imponiendo su experiencia. Tuvo un duelo muy notorio con Dos Santos, y lo ganó con claridad. Por otra parte, no estuvo tan preciso en su acostumbrada creación desde el fondo.

Johan Madrid (14): En la primera fracción, exhibiendo poca claridad en los pases, cometió errores que pudieron comprometer la salida del equipo. Aun así, el lateral se fue asentando, mostrándose aplicado y seguro en la segunda mitad. Le faltó proyectarse con más determinación.

Nilson Loyola (14): Sólo fue superado una vez en el encuentro, y la jugada concluyó con el primer gol de los de Ate. Luego de esto, el marcador izquierdo no volvió a pasar apuros, pero tampoco fue una alternativa visible para sumarse a quienes intentaban desequilibrar por la banda. Cumplió sin sobresalir.

Martín Távara (14): Trabajador, envuelto en numerosas batallas por el esférico. Golpeó y lo golpearon. En cuanto a los servicios —algo que siempre se espera de él y de manera decisiva—, no tuvo espacios para lanzar. Respecto al balón detenido, no logró efectuar centros que dañen. Mucha lucha, mucho enredo, poca luz.

Horacio Calcaterra (16): Artífice del gol del empate a uno, luego de pelear una pelota hasta el final. En eso se resume, precisamente, su tarde: el empuje y el corazón de un futbolista infatigable. En un partido en el que no hay brillantez, el despliegue de energías es mucho más evidente.

Jorge Cazulo (14): Versátil, muy a su estilo, pero esta vez no consiguió encontrar su mejor nivel ni como volante ni como extremo por derecha. No tuvo el protagonismo que le conocemos, ni en la presión ni en la elaboración. No es que haya tenido una mala presentación, sino que nos tiene habituados a verlo en una altura que hoy no fue tal.

Jhon Marchán (10): Fue el jugador que menos trascendió en el campo. Perdió la pelota con mucha facilidad, sin mostrar recursos para mantener la posesión. Cambió de ubicación constantemente, aunque sin éxito. Sigue sin cuajar.

Christofer Gonzales (14): Sin grandes ideas, ni por izquierda ni por el centro; sin embargo, hizo dos cosas para destacar: la primera es que generó algunas faltas que lamentablemente se desaprovecharon. La segunda es que, aunque sus pocos remates siempre fueron desviados, al menos se animó a probar de larga distancia, algo que pocos hacen en el equipo.

Emanuel Herrera (17): Realizó dos asistencias que terminaron en la máxima alegría, que no es poco decir. La primera fue a Calcaterra, luego de desbordar por izquierda con mucha potencia. La segunda fue a Liza, tras aguantar la marca de espaldas y cederle el esférico para que defina a placer. ¿Algo más? Sí, asistencias que no tuvieron el mismo final feliz, una constante lucha contra los centrales merengues y un disparo genial que pudo ser el 3 – 2 definitivo, pero que pasó rozando el tubo derecho. Una actuación solidaria para destacar.

 

CAMBIOS

 

Kevin Sandoval (16): Inyectó la frescura que se requería. Tuvo participación en el segundo tanto bajopontino, lanzando el centro que originaría la ocasión de gol. Además, estuvo muy cerca de sentenciar la victoria luego de eludir a Carvallo, pero no logró concretar. Fue un ingreso importante, de esos que dan oportunidades.

Christopher Olivares (16): Desde que ingresó, hubo un cambio positivo: ganó la raya en su primera intervención. Desde entonces preocupó a los rivales, pero su momento más destacado llegó en la jugada del empate cervecero, cuando ganó por elevación y le entregó el balón a Herrera para que algunos ya empezáramos a emocionarnos. Muy bien.

Percy Liza (16): No le pesó el momento, entró con determinación. La prueba de ello es que el tanto del empate nace de sus pies, tras abrir la pelota a la banda derecha. Luego, con la misma convicción, la fue a buscar al área para convertir un gol vital en la lucha por el campeonato. Esa es la actitud que lo llevará al éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *