Libreta de calificaciones: Municipal 1 – Cristal 1

Por Diego M. Eguiguren

Renato Solís (13): Efectivo en las salidas aéreas, controlando la pelota sin contratiempos; sin embargo, en medio de una tarde con pocos quehaceres, no pudo impedir el gol de Aguilar. El guardameta rimense se quedó en la línea de meta, sin reacción para salir a cortar ni llegar a tiempo a su otro palo para evitar la caída.

Gianfranco Chávez (14): Luego del discretísimo primer tiempo del cuadro celeste, los centrales también supieron reponerse en la parte complementaria. El joven zaguero tuvo más protagonismo: anticipó, pisó campo rival y, como premio a su actualidad, logró anotar su primer gol como profesional, empujando el balón de manera oportuna frente a un arco desguarnecido. Bien por él y por el equipo.

Omar Merlo (13): Algo distraído en los primeros minutos, discutiendo y perdiendo en el juego aéreo. Después, pese a no acertar en todos los pases de salida, fue un central más atento y seguro.

Renzo Revoredo (11): Sobrio en su zona, pero sin descolgarse. Casi invisible. El equipo necesitaba producir por las bandas, buscar sociedades, y no se pudo conseguir por la suya.

Junior Huerto (09): Sufrió en demasía para proteger su sector, tanto por bajo como por alto. Su trabajo en ofensiva también fue escaso. Para sintetizar, no aprovecha la ausencia de Loyola. Mal.

Horacio Calcaterra (16): Incluso cuando el equipo no respondía en lo colectivo, fue el número 7 bajopontino quien intentó balancear el funcionamiento y darle buen destino al balón. Si hubo un jugador que siempre tuvo la actitud que corresponde a un futbolista de Sporting Cristal, ese fue Calcaterra.

Jesús Castillo (12): Se fue adaptando, como siempre. Empezó desorientado, hasta escondido, errando pases. Pero tuvo un aceptable segundo tiempo, manejando mejor la presión para recuperar y distribuyendo de manera más segura. Le falta ser constante, sostener su rendimiento.

Jhilmar Lora (10): Verlo de volante sorprendió sobremanera. No encajó, no se encontró. Lanzó un pase cruzado que generó algo de peligro y, más allá de una actitud positiva, no mucho más.

Kevin Sandoval (09): Predecible, sin alegría ni desborde, apareciendo muy poco y resolviendo mal. Flojo, por enésima vez.

Washington Corozo (12): Mostró menos que en otras oportunidades. Tuvo una primera fracción para el olvido y una segunda en la que, aunque aprovechó por pequeños momentos su velocidad y construyó algunas jugadas, nunca logró convencer ni ser determinante.

Emanuel Herrera (11): En los primeros 45, totalmente desaparecido. Luego, aunque errático, empezó a retroceder y a participar. El balance no fue bueno: no estuvo preciso ni en la conducción ni en los pases, además de fallar una ocasión inmejorable que pudo significar la victoria cervecera.

 

CAMBIOS

 

Jhon Marchán (11): Poco visible, arrinconado a la derecha. Siempre marcado, con pocas alternativas. Lejos de la organización y peleado con la redonda. Quizás esperamos más de lo que puede ofrecer.

Christopher Olivares (11): Bien en la jugada del empate, peinando el esférico para que Chávez concrete. Después, lo habitual: pocas ideas y mala definición. Pudo ser el salvador de la tarde cuando, luego de un pase certero de Calcaterra, quedó frente al arquero edil con diversas opciones para anotar. No pudo ser, casi nunca puede ser.

Carlos Cabello (15): Esta fue, sin duda, su mejor presentación desde que llegó al club. Activo, incisivo, llegador. Recuperó bien y atacó mejor. Así lo queremos ver.

Johan Madrid (12): Con muy poco, hizo mucho más que Huerto. No fue una solución, pero al menos tuvo la actitud para ir al frente e intentar generar jugadas de riesgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *