Libreta de calificaciones: Sao Paulo 3 – Sporting Cristal 0

Por Jorge Alejandro

Duarte (15): No fue responsable de los tres goles recibidos. A pesar del mal funcionamiento del equipo fue quien estuvo más cerca a realizar un partido correcto. Su buen rendimiento no pudo sobresalir debido al discreto nivel del equipo. Atento ante los constantes tiros de media distancia de Hernanes y compañía en el primer tiempo, tuvo una excelente tapada en el minuto 60 cuando intervino reiteradamente tras potentes cabezazos, pocos minutos después salió a cortar y quitarle el espacio al delantero Vitor Bueno quien se hallaba solo pero no le dio tiempo para definir. Uno solo no puede cuando el trabajo en equipo no funciona.

Lora (13): Estuvo muy pegado a su central, en vez de brindarle amplitud le negó la opción de pase durante gran parte del partido pues en el segundo tiempo se abrió un poco pero no fue relevante. En su persistencia por dar lo mejor cometió una abrupta falta contra Bruno Alves y si bien fue al balón, termino impactándole en el segundo movimiento. Para la segunda mitad se lamentó mucho más en la marca pues Joao Rojas lo pasó cuando quiso y no contó con el apoyo de González, quien debía cubrirle la espalda.

Madrid (15): Estuvo muy concentrado durante todo el tiempo que estuvo en la cancha, sobre todo en el primer tiempo pues su estado físico se fue diluyendo en la segunda mitad. Si bien se notó que le costó adaptarse a este sistema su empeño emparejó sus debilidades. Anticipó e intervino en varios pases de los brasileños, ganó puntualmente en los choques cuerpo a cuerpo, y se sobrepuso a Éder en dos ocasiones en un duelo individual de pases largos. Ante el mal despeje de Lora en un centro, estuvo atento y logró botarla al tiro de esquina. Fue el salvavidas del equipo y hasta ayudó a Loyola ante la terrible pasividad de Merlo.

González (12): Sus errores fueron más que sus virtudes, no le alcanza para ser titular y cada equivocación que comete es muy perjudicial para el equipo por el lugar donde las comete. Le costó una barbaridad la línea de tres al ser un sistema que el equipo ha practicado poco, se desvió mucho hacia el lateral derecho dejando espacios en el medio de la defensa. Se adelantó exagerada e improductivamente hacia adelante en el segundo tiempo con la intención de que Cristal sea más compacto al medio pero sus acciones terminaron siendo aún más perjudiciales. Le ganaron la espalda todo el partido por su mal posicionamiento y no ayudó a Lora en la marca dejándolo muy vulnerable y sin apoyo en los mano a mano.

Merlo (11): Irreconocible partido de Omar, dejó en evidencia todas sus limitaciones y no demostró actitud ni liderazgo para poder encarar el resultado. Pasivo y lento en reaccionar, responsable del primer y tercer gol, el primero al no marcar bien y dejar que Bruno Alves se le sobreponga y logre conectar de cabeza, luego en el último tanto al preocuparse más en dejar en posición adelantada a su rival, en vez de enfocarse en lograr interceptar el pase. Sufrió mucho porque al igual que González, le ganaron las espaldas casi todo el encuentro.

Loyola (13): Se preocupó tanto en retroceder y ayudar a Merlo para cerrar a Orejuela, que se olvidó reiteradas veces del jugador rival venía atrás y que aprovechó los rebotes y pelotas sueltas. La tuvo muy complicada en su sector, pudiendo ser solo un espectador de las triangulaciones de Sao Paulo, porque cuando el extremo rival realizó paredes con su ofensivo lateral se hallaba siempre solo. Se agotó totalmente en los últimos 20 minutos y se convirtió en una puerta abierta ante unos ‘empilados’ ingresantes brasileños.

Távara (13): Estuvo tan concentrado en defender y evitar el cero, que se privó el solo de su quizá mejor cualidad, los pases largos, es así que no pudo conectar con Corozo y Ávila en toda la primera mitad. Se mostró más participativo ni bien comenzó el segundo tiempo, brindando pases profundos a los laterales que subían para sumar en ataque, pero no duró más que pocos minutos. Probó una sola vez pateando de lejos y el disparó fue sumamente desviado.

Calcaterra (11): Mostró un inaudito nivel futbolístico y una desesperante falta de actitud y ganas de ganar, dio la impresión de no afectarle en nada si el club seguía en competencia internacional. Lento en el retroceso. Muy poco participativo para poder hilvanar jugadas y tener la posesión, además de realizar sombra en sus marcajes, es decir, ni siquiera presionó a sus oponentes sino que solo los acompañó durante sus movimientos. Para coronar su mal rendimiento, se adelantó más de lo debido en el mediocampo, error que sigue cometiendo partido a partido, dejándole toda la responsabilidad de marca a Távara, quien queda muy comprometido.

Hohberg (11): Así como fue el más destacado en la victoria contra Rentistas, este ha sido su partido de más discreto hasta el momento. Estuvo mal ubicado desde el planteamiento inicial, él es extremo y colocándolo al medio se pierde su explosividad e influencia en ataque. Pidió la pelota al pie durante todo el tiempo en vez de moverse y desmarcarse, no realizó rupturas en el medio campo rival al no marcar pases entre líneas. Tuvo un tiro libre directo a los 54 minutos que pasó cerca pero fue muy despacio.

Corozo (12): Apareció apenas tres veces en todo el partido. Perdió todos sus duelos contra Diego Costa, quien lo esperó y anticipó con facilidad. Al final del primer tiempo, el Sporting logró una buena triangulación en el área rival pero cuando le cayó el balón la lanzo campo propio, sin entenderse su intención.

Ávila (14): Participativo e hizo lo que pudo ante los pocos pases que le llegaron. Al no tener muchas opciones bajó a conseguir el balón pero eso le costó el perder sorpresa al atacar. A pesar de que Bruno Alves le ganó varias divididas por biotipo, la luchó y jugó bien de espaldas, aguantando el balón para que el equipo tenga tiempo a subir. Funcionó mejor cuando el equipo pasó a jugar 3-4-3 al atacar, ya que estuvo como centro delantero y Hohberg pasó al extremo.

CAMBIOS

Riquelme (11): Ingresó al minuto 64 y casi ni la tocó, no genera ni ofrece peso ofensivo y tampoco incomoda a los defensores rivales que jugaron tranquilos todo el tiempo.

Chávez (12): No se entendió su cambio y el seguir insistiendo con tres defensas en vez de aplicar un mejor plan que pueda complicar al rival; su rendimiento no influyó en el resultado.

Grimaldo (13): Se le sacrificó ubicándolo de carrilero en esos momentos del partido. Estuvo muy solo cuando le caía el balón, quizá por el agotamiento de los mediocampistas celestes, que no le acompañaron ni le mostraron opciones de pase.

Pretell (13): Cambio que debió ejecutarse ni bien comenzó el segundo tiempo pues las características del partido pedían con urgencia un volante de marca que pudiera ayudar a Távara en la marca.

Marchán (12): Intrascendente y previsible, todos sus pases fueron laterales o hacia atrás. Nuevamente otro error en el planteamiento al colocarlo como extremo cuando claramente juega por el medio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *