LIBRETA: U.S.M.P. 1 – Sporting Cristal 1

Por: Diego Eguiguren

Patricio Álvarez (13): Le llegaron dos veces con peligro: una la despejó, la otra terminó en gol. Se adelantó demasiado y el balón terminó superándolo.

Gianfranco Chávez (14): Aunque tuvo un partido sin mayores inconvenientes, no llegó a brindar la confianza necesaria. En general, la zaga se mostró frágil. En la jugada del gol rival, no pudo llegar al cruce.

Omar Merlo (13): Ante la poca presencia ofensiva de los de Santa Anita, la labor del central argentino fue la misma que ha exhibido en los últimos partidos: adelantar su línea para ser una opción de pase. Cumplía una actuación correcta hasta que Escobar le ganó la posición y convirtió el empate final.

Johan Madrid (12): De un mal centro suyo nació la única alegría cervecera. Más allá de ese dato no menor, lo suyo fue visiblemente pobre. Se nubló tantas veces como pudo y no mostró nada que le permita continuar en un club de la importancia de Sporting Cristal.

Jair Céspedes (13): No fue del todo efectivo en la marca ni profundo en ataque. Oslimg Mora, el extremo derecho de los albos, le complicó la vida durante gran parte de la tarde.

Jorge Cazulo (14): Se sumó al juego incierto de sus compañeros, falló en la entrega y en la recuperación. Pese a todo, siguió siendo uno de los elementos menos cuestionables de un equipo que ofreció uno de sus peores partidos en lo que va del año.

Martín Távara (11): Llevó peligro con un disparo de media distancia. ¿Algo más? No. El joven volante bajopontino no estuvo iluminado y, además de ejecutar de mala forma cada tiro libre, no tuvo sorpresa en ningún pase.

Horacio Calcaterra (11): Su bajo nivel empieza a llamar poderosamente la atención. Lleva varios partidos sin cumplir con las tareas que suele realizar de manera eficiente. Se le notó torpe, impreciso y casi siempre equivocado.

Fernando Pacheco (09): Si la semana pasada fue un extracto de buenas y malas intervenciones, hoy fue un elemento completamente prescindible. No inquietó a nadie, se enredó todas las veces que pudo y terminó recibiendo una tarjeta amarilla por infraccionar innecesariamente a un jugador contrario.

Christofer Gonzales (14): intentó superar a su marcador por la banda izquierda, y muchas veces tuvo éxito. Aun así, su rendimiento no fue destacado y terminó abandonando el campo debido a una lesión.

Cristian Palacios (08): Una nulidad. Tocó el balón dos veces en todo el partido y, por ende, no fue capaz de inquietar a la defensa del penúltimo del campeonato. Totalmente intrascendente, como muchas veces a lo largo del año.

CAMBIOS

Kevin Sandoval (15): Su presencia por el sector derecho fue de lo más rescatable en el juego ofensivo. No siempre decidió correctamente ni culminó las jugadas, pero en más de una oportunidad fue capaz de desequilibrar y ser una alternativa productiva para elaborar acciones de riesgo.

Christopher Olivares (10): No ganó los balones divididos, no supo proteger el esférico cuando era necesario y no generó peligro. Todo lo contrario a la semana pasada.

Carlos Lobatón (13): El ídolo rimense ingresó para manejar el balón con sapiencia y dar claridad al equipo, pero no llegó a conseguir su objetivo. En esta ocasión, su participación no fue determinante.

FOTO: Cortesía de Orgullo Bajopontino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *