Metiendo el bisturí: Sporting Cristal 3 – Cienciano 2

Por Aldo Alvarado Hinojosa

QUÉ PIÑA RENATO: no le había ido de lo mejor en un par de partidos anteriores. Quería reivindicarse y, preocupado por que la fanaticada no perdona errores, consciente de que un blooper de arquero es un gol, se estuvo preparando a conciencia en la Florida, estirándose mucho más, saltando más alto, asegurando más la pelota en los cortes y salidas y, por sobre todo, recibiendo la confianza total y la motivación del profesor Mosquera. En suma, convencido de que un arquero debe prepararse y exigirse el doble que los jugadores de otros puestos, entró a cancha martillando alternativamente las palmas de sus guantes en señal de que este era su partido reivindicatorio. Lástima, un golpe con su compañero Calcaterra le cerró el ojo derecho, menos mal no de suma gravedad, aunque por seguridad se tuvo que ordenar su sustitución por el joven Franco. Nuestro apoyo por tu recuperación, Renato

EL DEBUT DE FRANCO: Entró por emergencia y tenía que responder al comando técnico que no por capricho es el neumático de emergencia para estos casos. Por desgracia, un mal rechazo de un volante ocasionó que la visita le anotara. Para el segundo tiempo, el gol de la visita entró por su palo más cercano. Tenía que demostrar que no estaba para llorar errores en pleno partido. Se desquitó al evitar el tercer gol del equipo rojo. Fue la atajada del partido. Al final de la contienda estalló en lágrimas. Hoy nos enteramos que no fue un desfogue de nerviosismo o de culpabilidad por el segundo gol cusqueño sino de tristeza porque ansiaba que su padre lo viera de guardametas en la primera actuación en la primera profesional. No se pudo porque hace poco tiempo su padre falleció. Nuestras condolencias.

PIKI Y SU CINTILLO: Algunos hinchas aguafiestas ya pedían su jubilación. Ello evidenciaba que lo que son, aguafiestas, pero no hinchas y que asimismo no saben nada de fútbol. Por tanto, sus frases en las redes se van al río. Piki anoche además de jugador fue capitán por derecho y no sólo el cintillo, porque este es sólo una tela elástica estampada con el nombre “capitán”. Desde el año 2012 Piki ya era el segundo capitán sin llevar el brazalete. Guapeaba a los lerdos, animaba a los entusiastas, felicitaba a los que hacían una buena jugada o anotaban, y consolaba a quienes jugaban mal o cometían errores. Su actuación que culminó ayer con un gol merece un post aparte. Pareciera que el vals Alma , corazón y vida lo hubiera escrito él.

elportalceleste.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *