Mi primera aventura celeste

Por Víctor Soto Dueñas

Fue como si fuera ayer. Soñé de niño contigo. Y te vi nacer. Fuiste, eres y serás el hijo que cargué en mis brazos. Sabes todo el afecto que te di. Todas mis emociones. Todas mis batallas. Nada ni nadie borrará todas estas locuras que más que una aventura fueron la mitad de mi vida. Lo admito y no me arrepentiré jamás. Con el más puro sentimiento celeste, con una foto tuya en una mano y una copa de licor en la otra, te dedico este brindis en tu día, hijo amado. ¡Feliz día, Extremo Celeste!

Mi primera locura…

El primer partido que fui a ver a Cristal fue en Iquitos. El Sporting vs. CNI en el estadio Max Austin, más o menos entre el 85 y 86. Cristal jugaba de preliminar. El partido de fondo era Hungaritos vs. San Agustín. Así empieza la historia. Me enteré de que Cristal llegaba a Iquitos por Faucett. Fui junto con mi padre a la tribuna de Occidente. MI viejo tenía dos entradas para Occidente que le había obsequiado el arquero Vargas del CNI, muy amigo de la familia. En la tribuna nos encontramos con un amigo de mi viejo que se sentó junto a nosotros. Cuando Uribe metió un gol, el amigo de mi papá lo gritó y yo grité mucho más fuerte.  En mi emoción vi que la puerta de Occidente que daba hacia la cancha estaba abierta. No me aguanté, bajé y me metí corriendo a la cancha a celebrar el gol y abrazar a Uribe. Un grupo de policías entraron a tratar de darme palazos siendo yo aún un niño. Al ver esto, mi papa se metió a reclamar. Total, acabamos en la comisaria del estadio. Para suerte mía, pudimos acabar de ver el partido porque el comisario de aquel entonces era amigo de mi padre. Ese fue el primer impacto. Pero faltaba el segundo.

Ya había visto en las repeticiones de los partidos por TV que existía una pequeña barra en la tribuna Oriente a la cual yo soñaba pertenecer. Ya me estaba imaginando que cuando los barristas celestes en Lima vieran mi aventura en la cancha la iban a comentar. Eso me emocionaba mucho más.

En el aeropuerto…

Al llegar con mi padre a casa, yo ya estaba averiguando todo. Apenas terminé de almorzar le dije a mi papá que iba a dar una vuelta. Prendí la moto (allá a nadie le llama la atención ver a un niño manejar moto), y me dirigí al aeropuerto para ver al equipo del Rímac antes de su vuelo de retorno. En ese tiempo se acostumbraba que los equipos de Lima regresaran a la capital el mismo día, tan pronto terminaba el partido. Vi a los jugadores celestes que se levantaban para dirigirse a la sala de espera para tomar el avión. Vi a Uribe, a un joven Percy Olivares y me emocioné. Recuerdo que Uribe me miraba y se reía recordando que yo era el chibolo que se había metido a la cancha para abrazarlo. Antes de entrar a la sala, me sobó la cabeza y me dijo: “¡Ese chibolo!”. Para mí fue la máxima emoción comprobar que me habían reconocido. Anteriormente los había visto en repeticiones, pero esa tarde los estaba viendo en vivo. ¡Y para colmo habían festejado mi primera locura por mi equipo! Esa fue la génesis de toda esta divina locura por el Sporting Cristal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *