Se acabó la Libertadores: Cristal cayó goleado 3 a 0 en su visita a Sao Paulo

Por Jorge Alejandro Gonzales

Hay maneras de perder y retirarse de un torneo internacional. Lo ofrecido por Sporting Cristal ante Sao Paulo fue una noche negra. Se notó un equipo sin argumentos y no solo por la amplia superioridad brasileña sino por el planteamiento que no funcionó.

Hoy para competir a nivel internacional se requiere mucho trabajo y continuidad para obtener buenos resultados. El cuadro rimense tuvo una despedida con caras tristes y desorientadas luego de escuchar el pitazo final del colombiano Wilmar Roldán.

Los dirigidos por Mosquera dependía de sí mismo, era una tarea muy difícil ganarles a Sao Paulo de visita y asegurar la clasificación a la Copa Sudamericana. Pero ayer el club Rentistas perdió por la misma diferencia de goles: 3-0 ante Racing dejando clasificado al club celeste.

Cristal salió con una inédita alineación: en el fondo con una línea de cinco, que tenía como objetivo prioritario mantener el cero. Sao Paulo con un equipo mixto entre suplentes, titulares enfocó su ataque a las espaldas de los laterales donde encontraba espacios dejados por los centrales celestes. El equipo tricolor paulista ejecutó su estrategia mediante rápidas triangulaciones y transiciones ofensivas, sabiendo lo difícile que iba ser marcar para Cristal y también por la falta de práctica en el sistema de juego que usó.

En el inicio de las acciones parecía un encuentro parejo. Esta aparente paridad en funcionamiento llegó a su fin cuando en el minuto 25 del primer tiempo, el experimentado defensa de Sao Paulo, Bruno Alves conectó de cabeza ganándole la posición a Merlo en el salto. A partir de ese momento el equipo local se convirtió en amplio dominador, aprovechando la incertidumbre de Cristal y su ofensiva no representaban un serio peligro. Es así que culmina la primera etapa y, si bien la diferencia en el resultado era corto, era claro también que debía ajustarse el sistema táctico y cambiar algunos nombres más adecuados para el encuentro, como lo es un medio de marca.

Para el segundo tiempo los cerveceros salieron con una actitud mucho más encendida, la cual se fue diluyendo con el pasar del tiempo pues pese a contar con las herramientas, la estrategia no era la adecuada para hacerle daño al rival. Es así que en el minuto 62, mediante una profunda y peligrosa entrada mediante las bandas, Alejandro Duarte brinda excelentes reacciones al atajar reiteradamente potentes cabezazos, este fue el aviso más evidente (antes de que se sentenciara el compromiso) de que el duelo de pizarras se estaba perdiendo.

El equipo se veía muy afectado en conjunto, siendo los más aquejados a este inusual estilo: Alejandro González, Omar Merlo y Alejandro Hohberg. El defensor uruguayo comenzó pegándose mucho a Lora, quitándose entre ellos la opción de tocar el balón con más libertad. Transcurría los minutos con un mediocampo asfixiado donde iba dejando mucho espacio atrás haciendo vulnerable al marcador Lora que no contaba con apoyo. Omar tuvo un partido muy pasivo, sumado a que se evidenció su mayor falencia como lo es la lentitud y no se aprovechó su virtud al anticipar, todo esto debido a que se adelantó mucho durante el juego y estuvo mal posicionado, lo cual es comprensible por su poca práctica con este sistema. Finalmente Hohberg fue mal utilizado en la posición en que lo colocaron, él es extremo y ubicándolo tan abajo pierde explosividad y sorpresa al atacar, sobre todo si es alguien que pide la pelota al pie, en vez de moverse y marcar el pase entre líneas.

Mosquera cambió el sistema 3-4-3 para atacar, pero que al defender se convertía en un contraproducente un 5-2-3. Posteriormente ingresó Marcos Riquelme en el minuto 63, pero los goles brasileños cayeron seguidos y a los pocos minutos (Joao Rojas a los 68’ y Vitor Bueno a los 71’), dificultando mucho llevar a cabo el plan. A raíz de esto Távara y Calcaterra se adelantaron más hacia el campo rival en la desesperación por no encontrar el camino a un buen juego, pero les faltó un nexo para poder llegar desde el medio a las bandas. Luego en el minuto 77′ ingresó Chávez y en el 80′ Pretell, este último por un agotado Calcaterra, pero el ingreso de Gianfranco por Madrid, quien cumplió bien su labor, fue innecesario pues el partido necesitaba un jugador que pudiera colaborar en la marca y brindarles un poco más de libertad en la creación a los medios.

Finalizó el partido para el cuadro bajopontino que no logró distribuir el balón a pesar del cambio de estrategia, defendió mal gran parte del encuentro dejando en claro que el poner más defensores no te sirve para mantener el arco en cero si no lo complementas y ejecutas adecuadamente. Cristal no atacó porque no pudo, no tuvo disparos claros ni aproximaciones. Esta Copa Libertadores 2021 tuvo altibajos: por algunos pasajes nos dejó buenas impresiones, pero también malas sensaciones. Seguimos en deuda. Ahora toca la Sudamericana, que merecida o no, se debe seguir trabajando para poder dar la mejor versión posible del equipo y dejar en alto al club internacionalmente.

FICHA TÉCNICA:

Sao Paulo (3): Perri, D. Costa, Rodrigo, B. Alves, Orejuela (Felipe 77′), Nestor, Shaylon, Santos (Rodrigues 77′), Éder (Vítor 58′), Hernanes (Galiano 58′), Rojas (Paulinho 77′).

Goles: B. Alves (25′), Rojas (68′), Vítor Bueno (71′)

TA: B. Alves

Sporting Cristal (0): Duarte, Lora, Gonzalez, Madrid (Chávez 77′), Merlo, Loyola, Távara, Calcaterra (Pretell 80′), Hohberg (Riquelme 63′), Corozo (Marchán 80′), Ávila (Grimaldo 77′).

Goles:

TA: Lora, Calcaterra.

Árbitro: Wilmar Roldán (COL)
Escenario: Estado Morumbí.

elportalceleste.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *